PEÑA DEL CASTILLO DE CHODES, VIA DEL SILENCIO 90m 6a+

ZONA DE ESCALADA: MORATA,CHODES

SECTOR: PEÑA DEL CASTILLO DE CHODES

VIA: VIA DEL SILENCIO 90m 6a+

ESCALADORES: IKER Y LAPI

GUIA: ESCALADA EN LAS TORCAS DE CHODES ( UNOS 23€ )

MATERIAL: LO NORMAL PARA DEPORTIVA

 

A pesar de que casi todos los fines de semana escalamos un poco hacía tiempo que no metía una vía de escala en el blog, pero a sido tanto lo que ha calado en mí que me he animado a hacerlo.

El día no puede estar peor, ha nevado hace frío y tenemos rachas de viento superiores a los 25Km/h, así que estando todo tan desfavorable porque no elegir una vía muy poco frecuentada por su calidad de roca.

Una vez en Chodes nos dirigimos hacia el meandro del Jalón, poco después de tomar el último cruce y habiendo pasado la peña del castillo nos desviamos a la derecha hacia la peña las zorras continuando por el tortuoso camino hasta dejarnos cerca del pie de vía.

La vía se compone de 3 largos sumando un total de 90m, de roca muy descompuesta pero al abrigo del viento frio del Moncayo y soleada toda la mañana.

VIA DEL SILENCIO 90m 6a+

VIA DEL SILENCIO 90m 6a+

 Esta foto la he sacado de Aragon En Vertical y pertenece a su aperturista Toño, en la guía de escalada aparece como 6a+, V y 6a.

Una vez a pie de pista empezamos a ver los paraboles que van marcando una gran tendencia a la dcha. Me calzo los gatos y a darle, Iker asegurándome y estrenando casco, la primera impresión horrible, escarbo la pared con mis gatos la roca se desvanece en mis manos y la poca roca que es roca está hueca.

Urge calmar los nervios, por suerte esta muy bien chapada voy progresando sin agobiarme, los pasos están claros y la dificultad en torno al V grado, la vía se va enderezando y ganando muy poca calidad en la roca y algo de grado, ya cerca de la reunión nos encontramos una pequeña panza con un gran agujero que le da la dificultad al largo 6a+ a mi inexperto parecer .

La verdad es que se saca bastante bien a pesar de estar frio, monto la reunión sobre dos argollas y turno de Iker.

Primeros pegues, primeras acaloradas, desde la reunión veo como araña y desprende roca de la vía, muy buen día para estrenar el casco. Va progresando sin mucha dificultad hasta tenerlo debajo de la panza un poco de su patentado artificial y ya lo tengo a mi lado.

Iker llegando a la primera reunión

Iker llegando a la primera reunión

LII, desde la reunión salgo en línea recta con mucha precaución de no tirar piedras a Iker y directo hacia una zona muy sucia de roca y arbustos, desde este punto cuesta ver los paraboles ya que la vía se desplaza hacia el vértice situado a nuestra dcha.

Tras un pequeño trepe nos situamos encima de dicho vértice, donde nos encontramos con una más que cómoda reunión sobre dos argollas.

Una vez me reúno con Iker, que ha subido sin ninguna dificultad, nos tomamos un respiro admirando la panorámica impresionante de la peña del reloj.

Último largo, travesía a la derecha de roca que parece barro, bien asegurada, para luego subir en líe recta hasta la cima. Largo a mi parecer duro en el que juega un papel importantísimo la cabeza ya que los seguros alejan bastante y el grado se acerca más al 6a+ que al 6a.

Por fin reunión, mucho miedo, mucho aire y para mi sorpresa solo una zapatilla, la otra se ha soltado del arnés y ha caído sin darnos cuenta ninguno de los dos.

Iker llegando a la segunda reunión

Iker llegando a la segunda reunión

Turno de Iker, casi no lo oigo por el viento, a base de tirones de cuerda nos vamos aclarando, el largo cuesta y las manos se resienten por el frio, por fin veo aparecer un casco blanquecino, le pregunto por mi zapatilla y na, hay que aguantar un poco mas con los gatos que me parece que han contraído por el frío o soy yo que estoy hasta los….

Para bajar lo mejor es irnos hacia nuestra izquierda (castillo a la dcha ) hacia el final de la montaña donde hay una sirga para rapelar con una cuerda de 70m, importante bajar por el lado mas cercano al castillo ya que la cuerda llega justa y no hay mucho peligro de que la cuerda se quede enganchada.

Nosotros nos recorrimos toda la cima hasta que Iker dio con la sirga, en resumen vía que tenía muchas ganas de subir pero pocas ganas de repetir, quien quiera probar roca descompuesta sin duda esta es un buen ejemplo de ella.

Enhorabuena Toño y aún no se como tuviste lo que hay que tener para equiparte semejante vía.

Sansanet-Ibon de Estanes (Raquetas de nieve)

16 de Febrero de 2013.

Distancia: 9,59 km.

Altura máx.: 1797 m.

Altura min.: 1312 m.

Desnivel Acumulado de subida: 562 m.

Dificultad: Fácil.

Tipo: lineal.

Fotos: https://picasaweb.google.com/lagasolinaamedias/IbonEstanes

Track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=4008621

Excursionistas: José Manuel, Juan, Pili, Mª Carmen, Gema, Fran, José Luis, Juan José y Jb.

Siguiendo nuestro calendario de actividades hoy tocaba raquetas y la verdad es que con esta cantidad de nieve que tenemos en el pirineo, no hemos podido elegir mejor actividad que hacer que esta. Tras valorar diversos recorridos, nos quedamos con este, ya que buscamos una buena caminata y unas buenas vistas.

Ibón de Estanes

Ibón de Estanes

El Ibón de Estanes ubicado en el límite de la frontera Española con Francia es uno de los ibones más conocidos y visitados de la zona del Valle del Río Aragón y desde el se pueden observar magnificas vistas de los valles pirenaicos.

Parking de Sansanet

Parking de Sansanet

Al ibón de Estanes se puede acceder desde cuatro puntos diferentes, desde el Refugio de Lizara en el Valle de Aisa,  desde La Mina de Oza en el Valle de Hecho pasando por Aguas Tuertas, desde Candanchu en el Valle de Canfranc o desde la vertiente Francesa con origen en el parking  área de descanso de Sansanet. Es esta última, la opción la más corta y sencilla de acceder al ibón y la que describimos a continuación.

Pasarela sobre el río

Pasarela sobre el río

Desde Huesca tomamos la carretera N-330 en dirección Sabiñanigo, Jaca. En Jaca continuamos por la N-330 dirección Francia.  Al llegar a Canfranc tomamos el túnel, ya que la bajada del Somport desde España está cortada, una vez en Francia, subimos por el puerto unos kilómetros y a nuestra derecha enterrado en dos metros de nieve y tras pasárnoslo encontramos el área de descanso de Sansanet.

Antes de todo esto nos hemos comido el típico atasco de los esquiadores que van a Astún y Candanchu, y hemos alquilado las raquetas en Villanúa, frente al bar La Estrella, 6€ el día, bastante económicas. Una vez aparcado el coche casi en la orilla de la carretera, nos ponemos allí mismo las raquetas y comenzamos a seguir una huella perfectamente marcada, siempre en ascensión, que nos mete en el espeso bosque de hayas.

Bosque de Hayas

Bosque de Hayas

Cruzaremos un par de veces el río Gave d’Aspe, una de ellas por una pasarela o puente en la que se ve perfectamente el gran espesor de nieve que hay en el bosque, el sendero gira hacia la derecha por el bosque. Llega en zigzags hasta una pista forestal en donde hay señalización, casi cubierta de nieve. Seguiremos hacia la derecha: se llega a un pastizal, donde se encuentran la cabaña de Escouret, también casi cubiertas de nieve, giraremos a la izquierda antes de llegar a las cabañas.

 Cabañas de Escouret

Cabañas de Escouret

En este trozo ya hemos tenido los típicos problemas del principio, raquetas que se sueltan, hundimientos en la nieve,… lo normal, poco a poco todo el mundo le va pillando el tranquillo a las raquetas. Nuestra sección femenina de hoy, debido al desnivel y a la gran a acumulación de nieve decide que se lo van a tomar a su ritmo, lleguen donde lleguen, y al no haber pérdida por la huella las dejamos y seguimos para arriba.

DSC_0032

Claros en el Bosque y huella perfectamente marcada.

Poco a poco vamos avanzando por el bosque en el puerto de Estanes, hasta salir de él, se supone que estamos justo en la frontera y deberíamos ver unas mugas que así lo indican, pero hablando con los numerosos montañeros que hay en la zona, calculamos que pisamos sobre unos dos metros de nieve y es imposible verlas.

Valle del Aspe

Valle del Aspe

Una vez fuera del bosque las vistas que intuíamos son impresionantes, vemos toda la bajada del puerto del Somport, incluida su estación de esquí de fondo, y el impresionante valle del Aspe y la Raca, con los esquiadores como hormigas sobre una montaña de nata y con sus picos más importantes como el lleno de Bozo y de la Garganta cargados de nieve, es mejor que os veáis las fotos hablan por sí solas.

IMG_0991

José Manuel y Juan

Desde aquí caminamos ya sin bosque, en lo que en veranos será una pradera, que ahora parece una capa de una tarta de fondant,  a nuestra izquierda La Trinchera y las puntas de la Portaza cargadas de nieve nos animan la última subida  y el zigzag nos deja sobre el ibón, el cual solo se reconoce porque un trocito de muro de la presa a quedado al descubierto del inmenso manto de nieve.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Zigzag de llegada al Ibón

El riachuelo, lo único que no está cubierto de nieve, nos revela el espesor, más o menos unos 3 metros, como solemos decir…”una pasada”. José Manuel y Juan, al que se le ha hecho un poco larga la subida, llegan al ibón y allí delante de esas inigualables vistas almorzamos. Estrenamos nuestros banderines con unas buenas fotos y nos bajamos.

Caidas variadas

Caidas variadas

La bajada la hacemos por el mismo sitio, mucho más rápidos y con muchos más resbalones, los cuales nos amenizan el descenso, no hay peligro en ningún momento de una gran caída ni de avalanchas en la zona del bosque lo cual hace que nos l tomemos todo a cachondeo y pasemos un buen rato.

Practicamente sobre el Ibón

Practicamente sobre el Ibón

En el coche las señoras nos esperan, nos cuentan que han llegado a salir del bosque y han dado media vuelta pero han disfrutado enormemente, así pues todos contentos regresamos por donde hemos venido y taras devolver las raquetas y echar una buena cerveza volvemos con una sonrisa de oreja a oreja hasta casa.

Mª Carmen, Pili y Gema

Mª Carmen, Pili y Gema

La verdad es difícil describir como está el pirineo y solo puedo decir  que lo mejor es subir a verlo, eso sí con una buena planificación por el elevado riesgo de aludes, pero buscando se encuentra la ruta perfecta, para nosotros ha sido la de hoy.

Jose Manuel, Juan, José Luis, Jb y Juan José

Jose Manuel, Juan, José Luis, Jb y Juan José

Hasta la próxima…

Impresionante

Impresionante

MONEGRE DESDE EL SANTUARIO DE RODANAS

5 de febrero de 2013.

 Distancia: 11,880 kms. (Unas 3 horas y 15 minutos de recorrido aproximadamente).

Altura máx.: 928 m.

Altura min.: 584 m.

Desnivel acumulado de subida: 410 m.

Dificultad: Media (MIDE: valoración del Medio = 2; orientación en el Itinerario = 3; dificultad en el Desplazamiento = 2; cantidad de Esfuerzo = 3).

Tipo de recorrido: Circular en el sentido de las agujas del reloj (salvo los dos primeros y últimos kilómetros que son lineales).

Track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=3989616

Excursionistas: Pascual y Kike.

En la Comarca de Valdejalón hay un monte del que en pocas ocasiones nos acordamos a la hora de realizar una ruta senderista, me refiero a Monegre, y la verdad es que en la época en la que estamos, merece la pena darse una vuelta por ese lugar, sobretodo porque como dicha zona además de pinares tiene cultivo de cereal, al estar este último recién brotado, da un verde colorido al paisaje muy agradable a la vista.

Monegre

Monegre

Iniciamos la ruta desde La Almunia en coche a las 09:30 horas (después de dejar los pequeños en el colegio) y en veinte minutos llegamos hasta el Santuario de Rodanas, donde dejamos el vehículo y nos encontramos al guarda, que nos comentó que en los últimos días se habían acercado por el lugar otras personas con intenciones menos sanas que las nuestras, después de darle las debidas explicaciones al guarda iniciamos la marcha subiendo por el camino que hace de calle principal de la urbanización; lo cierto que la mañana estaba bastante fría, con rachas de aire desagradables, pero poco a poco fue subiendo la temperatura y así fuimos entrando en calor.

Peña Blanca

Peña Blanca

Una vez salimos de la urbanización nos encontramos con una extensión de cultivo de secano que empieza a brotar, es la zona de “la Sarda de Monegre”, a la izquierda (al sur) al fondo hay un pinar  y detrás la “Peña Lahiguera”, y a la derecha (al norte) otro pinar en los pies de la peña denominada “el Águila”, enfrente al fondo (al suroeste) se empieza a divisar nuestro objetivo, el monte de Monegre, hemos recorrido nuestro primer kilómetro; cuando hacemos aproximadamente el segundo kilómetro y en ese mismo paraje, podemos observar al noroeste las espectaculares vistas de la “Peña la Buitrera” en la Sierra de Nava Alta, encontrándonos con el primer cruce de caminos, elegimos el camino de la izquierda (conocido como camino de los Alares y que lleva a Ricla), despreciando por el camino que íbamos andando, que sigue recto y que será por el que volvamos a Rodanas.

 La Buitrera - Sierra de Nava Alta

La Buitrera – Sierra de Nava Alta

Una vez en el camino de Alares, que estamos recorriendo hacía el sur en un tramo con pinos a nuestra izquierda, no tenemos en cuenta ni el primer camino a izquierda, ni posteriormente el primer camino a la derecha; habremos recorrido un kilómetro más o menos cuando estamos rodeados de pinos a los dos lados del camino, y nos encontramos una bifurcación en frente de nosotros en forma de “Y”, elegimos el ramal de la derecha y ascendemos por la zona del “Barranco de Monegre”, unos 400 metros más adelante cuando el camino hace a nuestra derecha una curva en forma de “U”, optamos por subir por el camino que sale de frente por la vaguada en la parte exterior de la curva, ascendiendo en unos 200 metros de longitud unos 50 metros de altitud hasta llegar a un collado que esta a una altura aproximada de 785 metros; nos encontramos de lleno en la divisoria de la Sierra de Monegre y ante nosotros se nos presenta la estampa de la “Peña Blanca”, una especie de peñón bien reconocible y que embellece la zona.

 Sierra de la Virgen desde Peña Blanca

Sierra de la Virgen desde Peña Blanca

Nos incorporamos al camino que recorre la cresta y en sentido hacía la citada “Peña Blanca”, dejando de momento olvidado un ramal que sale a nuestra derecha, y que luego cogeremos para dirigirnos a la cima de Monegre; seguimos hasta el final del camino hacia el sur quedando la peña a nuestra izquierda, en este lugar podemos admirar las vistas de gran parte de la Comarca de Valdejalón, e incluso algunas zonas de comarcas limítrofes, presagio de lo que veremos más adelante.

 Moncayo y Buitrera desde Monegre

Moncayo y Buitrera desde Monegre

Volviendo sobre nuestros pasos hasta el mencionado cruce de caminos que lleva al alto de Monegre  y que ahora queda a nuestra izquierda, nos fijamos en unos tubos blancos grisáceos que hay sobre el terreno, son unos protectores de una supuesta repoblación fallida de pinos; una vez en el camino que se dirige a Monegre cuando pasamos por la zona denominada “Hoya de la Cruz”, dejamos a nuestra izquierda una semi-pista que desciende por la vaguada hacía el término de Ricla, y continuamos subiendo por nuestro camino hasta que el mismo hace una curva a la izquierda de 90°, es el momento de salirnos del camino por nuestra derecha y ascender por lo que parece a veces un sendero y a veces no, que nos lleva por la divisoria hasta el “Alto de Valdemoreno” a 917 metros de altitud, pudiendo ver desde este punto, mirando hacia al noroeste, el vértice geodésico de Monegre a unos 400 metros de distancia; este último tramo que hemos realizado, desde que salimos del camino hasta el “Alto de Valdemoreno”, es el lugar con más desnivel de subida de todo el recorrido, ascendiendo en una distancia aproximada de unos 580 metros de longitud unos 105 metros de altitud; para llegar a nuestro objetivo, solo nos queda realizar un pequeño descenso y posteriormente un ascenso un poco más grande que lo descendido, hasta llegar a la cima de Monegre a una altitud de 928 metros; al ser este “alto” un lugar bastante aislado de otras cimas que impidan la visibilidad, las vistas desde este lugar son estupendas, por lo que hacia el norte y siguiendo el sentido de las agujas del reloj podemos ver entre otros lugares: la zona de la “carretera del desierto” y de Fuendejalón; el Valle del Río Jalón con la población de Epila como destacada; La Almunia y al fondo las Sierras de Algairén y de Vicort; la Comarca del Aranda y la Sierra de la Virgen; el Moncayo y alrededores; y para terminar la Sierra de Nava Alta con la impresionante vista de la “Peña la Buitrera”.

Sierras Algairén y Vicort desde Monegre

Sierras Algairén y Vicort desde Monegre

Después de un merecido descanso, pero sin dar tiempo a enfriarnos, iniciamos el descenso justo por el lado contrario del ascenso, pudiendo observar un desnivel de bajada considerado, unos 115 metros de desnivel en aproximadamente 400 metros de longitud, pero tranquilos que en peores plazas hemos toreado; podemos comprobar que en una zona menos desnivelada nace una pista que desciende hacía la izquierda, la tomamos y la recorremos hasta que unos 750 metros después finaliza en otra pista, cogemos a mano derecha y seguimos por el pinar encontrándonos una pista que vuelve a subir a la derecha por una vaguada y que no tenemos en cuenta, más adelante volvemos a tener la opción de un nuevo camino a la derecha y también lo despreciamos continuando de frente, y tan sólo unos metros después, más de lo mismo, una nueva intersección en la que nos olvidamos del camino de la derecha, algo más adelante a nuestra izquierda veremos una pista que se nos incorpora y que casi pasa desapercibida, seguiremos rectos hasta que por fin llegamos a un cruce de caminos muy marcado, excepto el camino que sale enfrente de nosotros que se encuentra en estado de abandono y que casi no se ve, lo utilizaremos como sendero, el cual a los pocos metros de iniciarse hace un giro de 90° a la derecha, observando algo más adelante un peculiar color de la tierra que llamara nuestra atención, seguimos y hacia nuestra derecha cruzamos un arroyo, por el que sólo baja agua cuando llueve, el sendero atraviesa durante unos escasos metros un frondoso pinar hasta llegar a un camino principal, es el mismo camino en el que iniciamos nuestra andada, si se eligiera la opción de la izquierda nos llevaría a las comentadas “Peñas de la Buitrera” de la Sierra Nava Alta; debido a la hora elegimos la otra opción, a la derecha, y paseamos por el agradable pinar hasta que los pinos de nuestra derecha desaparecen y son sustituidos, primero por un sembrado y después por un camino que se nos incorpora, seguimos de frente; unos 200 metros después, también desparecen los pinos de nuestra izquierda y sólo nos encontramos rodeados de verdes sembrados, excepto por una paridera que observaremos unos metros más adelante a nuestra izquierda, así como un camino que sale de la misma, continuaremos rectos, hasta que llegamos al cruce del camino de Alares que era el inicio de la parte circular del recorrido y que ahora queda a nuestra derecha, seguimos de frente, recorriendo en sentido inverso la primera parte de nuestro trayecto, quedando unos 2 kilómetros aproximadamente hasta llegar al lugar donde dejamos el coche.

Kike disfrutando paisaje con vista de la Buitrera de fondo

Kike disfrutando paisaje con vista de la Buitrera de fondo

Cueva del Muerto (Ricla)

2 de Febrero de 2013.

Dificultad: Media, pasos muy  estrechos.

Tipo: lineal.

Material: Cuerda de escalada de +20m, material de descenso y escala o “cuerda escala”.

Consejos: no entrar sin guía y llevar ropa vieja o mono.

Excursionistas: Eloy, Iván (Patillas), Iker, David (lapi) y Jb.

Bueno la verdad es que no sé muy bien como contar esta aventura, ya que se sale un poco de lo que realizamos habitualmente y mis conocimientos en espeleología son bastante escasos.

Todas las salidas tienen un por qué, y en este caso Patillas es el culpable de meternos el gusanillo en el cuerpo de explorar esta conocida cueva, a esto se une que Eloy, nuestro guía y sin el cual no hubiésemos entrado, está explorando últimamente la cueva y sus fotos y comentarios nos llevan al resto en meternos en esta aventura.

Eloy

Eloy

Antes de contaos nuestra experiencia, quiero resaltar el hecho de que es fundamental entrar con alguien que conozca la cueva, ya que es muy fácil desorientarse, también comentar, tal y como hacen los entendidos, que no es aconsejable que entre gente con claustrofobia, problemas de ansiedad o de corazón, en la cueva además de pasos muy estrechos, hay una alta temperatura y gran humedad, además el barrillo que cubre todas las superficies de la cueva te obliga a ir vestido completamente, incluso aconsejando usar rodilleras y coderas, ya que los golpes son frecuentes y lo último, no hay agua en toda la cueva.

Gran columna

Gran columna

Dejo dos enlaces que me parecen de interés y en los cuales me voy a basar para contaos nuestra experiencia:

http://rameffesii.blogspot.com.es/2009/06/visita-la-cueva-del-muerto-ricla.html

http://www.pirineos3000.com/servlet/DescripcionRutas/MONTANA–Cueva_del_Muerto–IDASCENSION–1206.html

La cueva se encuentra en Ricla,  en la zona de “La cueva de mármol” en la subida al repetidor del alto de la perdiz, la entrada de la senda se encuentra frente a la cueva de mármol y está marcada con franjas roja y verde (creo),” la cueva es conocida desde finales del siglo XIX, en relación al hallazgo del cuerpo sin vida de un hombre en su interior, vinculado con un crimen efectuado por la zona.  No obstante, la primera incursión propiamente espeleológica la realizó el Grupo de Espeleológica Martel (Zaragoza) en junio del año 1969. En abril del año 1986, el Centro de Espeleología de Aragón, reexplora la cavidad y realiza un plano topográfico de la misma”.

Estalactitas

Estalactitas

“La cueva se desarrolla como una sucesión de salas separadas entre ellas por algún tipo de dificultad: una gatera, una trepada, un destrepe, un foso. Todas fácilmente salvables con cuidado y la estrategia adecuada. La cavidad es una belleza, profusa e inagotable en formaciones de todo tipo, al que decoró la cueva no se le agotó el presupuesto en casi ninguna sala: estalactitas, estalagmitas, columnas, gours, banderas, coladas y espeleotemas excéntricos”. LO HE COPIADO TODO, no sabría explicarlo y así los datos son más verídicos.

Caprichosa formación, de aragonito blanco.

Caprichosa formación, de aragonito blanco.

Bueno vamos al lio con nuestra experiencia, para entrar s e descienden unos metros agachados hasta una gran boca en la cual, acondicionada con una cadena y argollas en el techo,  hay que montar un rapel de unos 9m y montamos una cuerda con lazos para formar una escala, para en la salida subir más fácilmente de la cueva. Bajamos todos sin problemas rapelando con reversos u ochos.

Iker preparando a Patillas para el rapel

Iker preparando a Patillas para el rapel

Una vez abajo, nos metemos hacia la izquierda (mirando la cueva de frente), enseguida el espacio se va reduciendo obligándonos a caminar agachados, hasta tener que tumbarnos para pasar ladeados por una gatera, estamos en el paso de los guardia civiles. El paso es realmente estrecho, yo, el gordito del grupo, quepo justo e Iker nota algo de sensación de agobio, la cual supera con serenidad.

Patillas y yo (jb) saliendo del paso de los guardia civiles

Patillas y yo (jb) saliendo del paso de los guardia civiles

Salimos gateando del paso y nos deja en la Cárcel, perfecto nombre para la formación de barrotes que asemejan una celda. Es este punto el espacio es mayor, caminamos de pie por el resbaladizo  suelo y empezamos a disfrutar de las innumerables formaciones que nos ofrece la cueva.

Cárcel.

Cárcel.

Continuamos por la gran sala, teniendo que realizar alguna que otra trepadilla y descenso en plan tobogán. Es curioso, hay una formación denominada órgano, que son estalactitas, que al golpearlas eniten diferentes sonidos.

Argonito blanco.

Argonito blanco.

Eloy intenta buscar el paso de la bellota, que al final no encuentra, y mientras tanto recorremos diferentes rincones  y salas de la cueva. Una vez visto el mapa no entramos en la galería del barro, ni en la de la Virgen, no pasa nada, el objetivo era conocer la cueva y probar algo nuevo.

Columna y colada.

Estalactitas y pequeñas columnas.

Después de explorar varios pasos y de encontrar  por el que habíamos venido, nos damos por satisfechos y decidimos volver por el mismo sitio que hemos entrado. Todos nos llevamos algún recuerdo en forma de pequeño golpe, ya que resbala bastante, yo me llevo la pantalla del móvil rota, asi que aconsejo déjalo en la entrada.

Iker y Patillas delante de una amplia colada.

Iker y Patillas delante de una amplia colada.

Volvemos a las cuerdas, a mi la cueva con tanta humedad me ha cansado bastante, aparte de no ser un buen escalador y soy el único que tiene algo más de dificultad en subir los 9m hasta la salida, el resto salen sin problemas.

Estalactitas y estalagmitas.

Estalactitas y estalagmitas.

Bueno hemos echado la tarde y Patillas esta encantado, ha sido una gran experiencia, aunque no todos lo tienen tan claro de repetir, la verdad es que las formaciones son impresionantes y pensar lo que se tardan en formar es alucinante, además de su belleza.

Iker, Patillas, Lapi y jb, en la entrada de la cueva.

Iker, Patillas, Lapi y jb, en la entrada de la cueva.

Hasta la próxima…