Vuelta por los límites de Ricla y Morata

23 de Febrero de 2014.

Distancia: 15 km.

Dificultad: fácil.

Tipo:  circular.

Track: próximamente

Excursionistas: Mª Carmen, Gema, Belén, José Manuel, Cyril, Felicisimo, Antonio, Eduardo, Miguel Ángel y Jb.

Con la aprobación del calendario anual, que por ahora la meteorología nos está retrasando, se aprobó realizar salidas, de las que semanalmente muchos realizamos por los alrededores de La Almunia, el último domingo de mes.

La idea es quedar y decidir entre los que estamos, dónde podemos ir a pasar la mañana disfrutando de nuestro entorno en grupo. Este fin de semana, último de caza mayor, decidimos alejarnos de las Sierras dónde había caza y optamos por recorrer los límites entre Morata de Jalón y Ricla, disfrutando de un tramo de orilla del Jalón.

A las 8:30, tras decidir el destino tomando café, dejamos los coches en el descanso de la carretera de Mularroya junto a rio Grío. Comenzamos la subida al repetidor, pasando junto a la cueva del muerto y la de mármol, una vez contemplado el desolador aspecto de las obras paradas del pantano de Mularroya, tomamos el sendero, a la derecha de la última curva de subida, que nos baja rápidamente al túnel para cruzar la autopista.

Ya al otro lado de la vía, tomamos el camino, que pronto se convierte en sendero del barranco de Jabaicin, que nos conduce cómodamente hasta la orilla del Jalón, frente al macizo de Ali. En este punto a José Manuel le sale la vena exploradora y nos propone intentar rodear por arriba el paso hacia el Jalón, a no todo el mundo le convence, pero unos pocos les seguimos, aunque la aventura duro poco, cuando llegamos arriba vimos lo imposible del paso, y nos dimos la vuelta.

Nos reagrupamos tras atravesar la chopera, justo en las vías. Pasamos el puente y rodeamos todo el macizo de Ali, Antonio atraviesa el túnel para descansar y esperarnos al otro lado, su rodilla le está dando la lata. Como siempre no faltaban los escaladores y una vez llegamos al parking, decidimos almorzar bajo el arco.

Tras el bocao, volvemos al parking para caminar junto a las vías. Advertir que se pasan dos túneles, el primero con buena visibilidad y de posos metros, pero el segundo tiene una largura de unos 700m y es muy recomendable llevar linterna y extremar las precauciones. Nosotros pasamos con linterna y con la suerte de que nos paso el tren, eso sí a los 5 minutos, oímos como pasaba.

Una vez fuera de los túneles, bajamos de nuevo a la orilla del Jalón justo antes de pasar el puente. Es una bonita zona, dónde se camina entre las aguas del Jalón y las de la acequia del carretillo, eso sí todos coincidimos que en verano los mosquitos son los dueños del lugar.

Salimos al camino y llegamos al cruce del camino de las conchas y el sendero del palo del moro, giremos y tomamos el camino, que en una tranquila subida nos llevara hasta el túnel de la autopista, a escasos metros de nuestros coches.

Una estupenda mañana, con un día primaveral en febrero en la que disfrutamos de nuestro entorno y de buena compañía.

Hasta la próxima…

2014-02-23 09.16.21

Alto del repetidor

2014-02-23 10.23.17

justo a la vía hacia la zona de escalada

Barranco de jabaicin

Barranco de jabaicin

2014-02-23 10.45.22

Arco de piedra, dedicada a nuestros escaladores

 

2014-02-23 12.24.38

Grupo

 

 

 

Cueva del Muerto (Ricla)

2 de Febrero de 2013.

Dificultad: Media, pasos muy  estrechos.

Tipo: lineal.

Material: Cuerda de escalada de +20m, material de descenso y escala o “cuerda escala”.

Consejos: no entrar sin guía y llevar ropa vieja o mono.

Excursionistas: Eloy, Iván (Patillas), Iker, David (lapi) y Jb.

Bueno la verdad es que no sé muy bien como contar esta aventura, ya que se sale un poco de lo que realizamos habitualmente y mis conocimientos en espeleología son bastante escasos.

Todas las salidas tienen un por qué, y en este caso Patillas es el culpable de meternos el gusanillo en el cuerpo de explorar esta conocida cueva, a esto se une que Eloy, nuestro guía y sin el cual no hubiésemos entrado, está explorando últimamente la cueva y sus fotos y comentarios nos llevan al resto en meternos en esta aventura.

Eloy

Eloy

Antes de contaos nuestra experiencia, quiero resaltar el hecho de que es fundamental entrar con alguien que conozca la cueva, ya que es muy fácil desorientarse, también comentar, tal y como hacen los entendidos, que no es aconsejable que entre gente con claustrofobia, problemas de ansiedad o de corazón, en la cueva además de pasos muy estrechos, hay una alta temperatura y gran humedad, además el barrillo que cubre todas las superficies de la cueva te obliga a ir vestido completamente, incluso aconsejando usar rodilleras y coderas, ya que los golpes son frecuentes y lo último, no hay agua en toda la cueva.

Gran columna

Gran columna

Dejo dos enlaces que me parecen de interés y en los cuales me voy a basar para contaos nuestra experiencia:

http://rameffesii.blogspot.com.es/2009/06/visita-la-cueva-del-muerto-ricla.html

http://www.pirineos3000.com/servlet/DescripcionRutas/MONTANA–Cueva_del_Muerto–IDASCENSION–1206.html

La cueva se encuentra en Ricla,  en la zona de “La cueva de mármol” en la subida al repetidor del alto de la perdiz, la entrada de la senda se encuentra frente a la cueva de mármol y está marcada con franjas roja y verde (creo),” la cueva es conocida desde finales del siglo XIX, en relación al hallazgo del cuerpo sin vida de un hombre en su interior, vinculado con un crimen efectuado por la zona.  No obstante, la primera incursión propiamente espeleológica la realizó el Grupo de Espeleológica Martel (Zaragoza) en junio del año 1969. En abril del año 1986, el Centro de Espeleología de Aragón, reexplora la cavidad y realiza un plano topográfico de la misma”.

Estalactitas

Estalactitas

“La cueva se desarrolla como una sucesión de salas separadas entre ellas por algún tipo de dificultad: una gatera, una trepada, un destrepe, un foso. Todas fácilmente salvables con cuidado y la estrategia adecuada. La cavidad es una belleza, profusa e inagotable en formaciones de todo tipo, al que decoró la cueva no se le agotó el presupuesto en casi ninguna sala: estalactitas, estalagmitas, columnas, gours, banderas, coladas y espeleotemas excéntricos”. LO HE COPIADO TODO, no sabría explicarlo y así los datos son más verídicos.

Caprichosa formación, de aragonito blanco.

Caprichosa formación, de aragonito blanco.

Bueno vamos al lio con nuestra experiencia, para entrar s e descienden unos metros agachados hasta una gran boca en la cual, acondicionada con una cadena y argollas en el techo,  hay que montar un rapel de unos 9m y montamos una cuerda con lazos para formar una escala, para en la salida subir más fácilmente de la cueva. Bajamos todos sin problemas rapelando con reversos u ochos.

Iker preparando a Patillas para el rapel

Iker preparando a Patillas para el rapel

Una vez abajo, nos metemos hacia la izquierda (mirando la cueva de frente), enseguida el espacio se va reduciendo obligándonos a caminar agachados, hasta tener que tumbarnos para pasar ladeados por una gatera, estamos en el paso de los guardia civiles. El paso es realmente estrecho, yo, el gordito del grupo, quepo justo e Iker nota algo de sensación de agobio, la cual supera con serenidad.

Patillas y yo (jb) saliendo del paso de los guardia civiles

Patillas y yo (jb) saliendo del paso de los guardia civiles

Salimos gateando del paso y nos deja en la Cárcel, perfecto nombre para la formación de barrotes que asemejan una celda. Es este punto el espacio es mayor, caminamos de pie por el resbaladizo  suelo y empezamos a disfrutar de las innumerables formaciones que nos ofrece la cueva.

Cárcel.

Cárcel.

Continuamos por la gran sala, teniendo que realizar alguna que otra trepadilla y descenso en plan tobogán. Es curioso, hay una formación denominada órgano, que son estalactitas, que al golpearlas eniten diferentes sonidos.

Argonito blanco.

Argonito blanco.

Eloy intenta buscar el paso de la bellota, que al final no encuentra, y mientras tanto recorremos diferentes rincones  y salas de la cueva. Una vez visto el mapa no entramos en la galería del barro, ni en la de la Virgen, no pasa nada, el objetivo era conocer la cueva y probar algo nuevo.

Columna y colada.

Estalactitas y pequeñas columnas.

Después de explorar varios pasos y de encontrar  por el que habíamos venido, nos damos por satisfechos y decidimos volver por el mismo sitio que hemos entrado. Todos nos llevamos algún recuerdo en forma de pequeño golpe, ya que resbala bastante, yo me llevo la pantalla del móvil rota, asi que aconsejo déjalo en la entrada.

Iker y Patillas delante de una amplia colada.

Iker y Patillas delante de una amplia colada.

Volvemos a las cuerdas, a mi la cueva con tanta humedad me ha cansado bastante, aparte de no ser un buen escalador y soy el único que tiene algo más de dificultad en subir los 9m hasta la salida, el resto salen sin problemas.

Estalactitas y estalagmitas.

Estalactitas y estalagmitas.

Bueno hemos echado la tarde y Patillas esta encantado, ha sido una gran experiencia, aunque no todos lo tienen tan claro de repetir, la verdad es que las formaciones son impresionantes y pensar lo que se tardan en formar es alucinante, además de su belleza.

Iker, Patillas, Lapi y jb, en la entrada de la cueva.

Iker, Patillas, Lapi y jb, en la entrada de la cueva.

Hasta la próxima…

SANTUARIO DE RODANAS

21 de Julio de 2012

La Almunia – Ricla – Salillas – Rodanas – Ricla – La Almunia

Distancia: 48,73 km

Desnivel acumulado de subida: 734 metros

Dificultad: Fácil.

Tipo: Circular

Ciclistas: Carlos Mateo, Javi Abad, Alberto Tabernas y servidor (Ángel)

 

Tras quedar con Roberto a las 8 de la mañana y recibir una llamada suya diciéndome que no podía salir, me dispuse a ciclar un poco por la Sierra de Algairén.  Cuando iba pasando por el pabellón de La Almunia me encontré con los amigos del BTT Algairén, Carlos, Javi y Alberto, que me propusieron salir con ellos hacia Rodanas.  Pues dicho y hecho, a Rodanas.

Javi Abad, Carlos Mateo y Alberto Tabernas

Pusimos rumbo a Ricla tomando el camino que parte del Fosal.  Una vez en Ricla cogimos el camino paralelo a las vías del tren, por el cual, tras unos 8 km, llegamos a Salillas.

En este punto cruzamos las vías y en el tridente de caminos que hay nada más pasar éstas, tomamos el del medio.  Pasamos por la Finca de La Hoya y continuamos hacia la carretera que une La Almunia con Fuendejalón.  Resaltar que este tramo fue especialmente duro por el cierzo que nos soplaba de cara.

Cruzamos la carretera y seguimos por el camino.  A lo lejos se ve como el camino se empina  y conforme nos vamos acercando lo vamos sintiendo a la hora de mover la bici.  Desde abajo no parecía tanta la subida, pero conforme vamos subiendo vemos como se las gasta.  No sabía que por esta zona había una pequeña sierra con estas pendientes.

Tras llegar arriba, de bajada, nos adentramos en un tramo de pinos, buenas vistas y buen descenso, dejaremos a la derecha, lo que almorzando nos dijeron que eran las minas y tras dos ó tres kilómetros llegamos a Rodanas.

Camino de Rodanas, minas al fondo.

Directos al bar, descanso de media hora y almuerzo por su sitio.  Después del merecido avituallamiento tomaremos el camino que hay saliendo del bar hacia la izquierda para, a los pocos metros, volver a girar a la izquierda y poner rumbo a Ricla.  Este tramo no tiene mucha pérdida, basta con seguir la pista, que tras subir un repecho bastante majete y hacer un descenso bastante pronunciado y un poco trabado por los socavones y piedras sueltas, nos llevará a un camino asfaltado que nos dejará en el polígono industrial de Ricla.

Una vez aquí atravesaremos el pueblo de norte a sur y volveremos por el mismo camino por el que vinimos por la mañana.  Lo único malo de este tramo es la pequeña cuesta que hay antes de llegar al Fosal, bautizada ‘Rompepedos’ por nuestros amigos del BTT Algairén.  La verdad, que después de llevar casi 50 km sobre las piernas, no sienta muy bien subirla 😉

Ágel (Pape), Javi y Alberto

Y esto es todo, la próxima semana más y mejor.  Gracias a Carlos, Javi y Alberto por la grata compañía.

 

track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=3105455